lo que no esta escrito en mis libros

frankl viktor emil